En México, la lucha libre es parte de nuestra cultura e internacionalmente es reconocida como tal. Además de ser un deporte de alto impacto, también es una fuente de entretenimiento que mezcla elementos de las artes escénicas y la constante batalla entre el bien y el mal.

En México, la lucha libre es parte de nuestra cultura e internacionalmente es reconocida como tal. Además de ser un deporte de alto impacto, también es una fuente de entretenimiento que mezcla elementos de las artes escénicas y la constante batalla entre el bien y el mal.

Los orígenes de este deporte en México se remontan al siglo XIX, durante la segunda intervención francesa. Soldados del ejército francés se entretenían combatiéndose uno a uno con movimientos y llaves. Esto llamó la atención del mexicano Antonio Pérez de Prian, quien aprendió la disciplina y después abrió el Gimnasio Higiénico y Medicinal, donde compartió y perfeccionó el arte de la lucha libre. Con el tiempo, llevó sus conocimientos a plazas de toros y circos; y no fue hasta que se enfrentó y derrotó al luchador norteamericano Henry Buckler que se le reconoció como el Alcídes Mexicano, el primer luchador de nuestro país.

Fue hasta la década los 30’s, cuando el empresario Salvador Lutteroth González fue invitado a una función de lucha libre en El Paso, Texas, lo que lo inspiró a traer el espectáculo a México. Así fue cuando el 21 de septiembre de 1933 fundó la Empresa Mexicana de Lucha Libre, lo que hoy conocemos como CMLL, y presentó la primera función profesional en la Arena Modelo (hoy Arena México).

Con el tiempo, el estilo de la lucha libre mexicana se volvió más espectacular al integrar acrobacias, llaves más complejas, y el uso de personajes que comenzaron a definirse como rudos y técnicos. Los luchadores también comenzaron a aparecer enmascarados, mitificándolos como héroes dentro del ring e incrementando la importancia de su identidad fuera de él.

En el 2016, se estableció el día 21 de septiembre como el Día Nacional de la Lucha Libre y el Día del Luchador Profesional Mexicano; acuñándoselo a Don Salvador, por ser el principal impulsor del deporte en nuestro país. Así mismo, el 21 de julio del 2018 se declaró a la lucha libre mexicana como Patrimonio Intangible de la Ciudad de México.

El CMLL celebrará su 87º Aniversario con una Noche de Campeones, en la que los aficionados son los encargados de elegir los combates que se realizarán el próximo 25 de septiembre. Puedes checar más información aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.