A unos días del último evento del año SmackDown fue invadido por las mesas, escaleras y sillas que serán las protagonistas en TLC. 

Roman Reigns y Jey Uso hicieron buen uso (perdón por eso) de estos objetos para atacar a Kevin Owens, quien se enfrentará al campeón el próximo domingo, y debilitarlo antes del evento. Además, Reigns amenazó a KO, pidiéndole que lo nombrara como jefe de la tribu (así es, quiere que todos lo reconozcan como tal) a menos que quisiera que le dieran una paliza.

Por otro lado, Carmella sigue haciendo referencias -accidentales- a Chris Jericho y AEW con su nueva obsesión con la champaña y sus infinitos brindis. Esta vez aprovechó que está en vísperas de su lucha titular y decidió brindar por Sasha Banks y el campeonato femenino de la marca azul. Durante este se dedicó a insultar a la campeona, y cuando Banks apareció fue recibida con un botellazo en la espalda.

Esto y más pasó en SmackDown:

The Street Profits defienden sus títulos contra Dolph Ziggler y Robert Roode

La constante batalla de Dolph Ziggler por mantenerse relevante en WWE es dolorosa de ver porque sabemos que siempre esta en desventaja. En semanas anteriores él y Robert Roode habían conseguido victorias contras los actuales campeones en pareja, y cuando los combates son por los títulos es derrota segura. Esta no es la misma situación por las que pasan muchos futuros campeones, tanto Roode como Ziggler podrían ser eclipsados en cualquier momento por otras parejas como Cesaro y Shinsuke Nakamura, o Rey y Dominik Mysterio.

Billie Kay se une a Tamina para pelear contra Liv Morgan y Ruby Riott

Hablar de las malas decisiones que hace WWE es mi pasatiempo favorito, y una de las peores cosas que hicieron este año fue separar a Billie Kay de Peyton Royce. Así como hicieron con The New Day y Big E, los creativos buscaban darle más protagonismo a Royce tras separarla de su compañera de equipo, pero decidieron no continuar con el plan y ninguna a tenido mucho que hacer en sus respectivas marcas. ¿Por qué separar a un equipo sólido si seguirán teniendo combates de relevos? Las últimas veces que hemos visto a Billie se la ha pasado entregando currículums, la semana pasada tuvo una lucha con Natalya y esta vez con Tamina. Aunque siempre es bueno ver a la samoana y a Nattie, sabemos que las duplas no durarán más de una lucha. Si de algo funcionan estos combates es para darles más tiempo en cámara a un equipo sólido como Liv Morgan y Ruby Riott, quiénes han estado acumulando victorias últimamente.

Otis vence a Shinsuke Nakamura

Si Otis no tuviera un personaje tan bobo sería imparable en SmackDown, un cambio a ser heel sería su salvación y parece que la storyline con Chad Gable lo está encaminando a ello. Es solo cuestión de tiempo para que se harte de las malas decisiones de su entrenador y se vuelva en su contra, y cuando esto suceda podríamos ver a un Otis muy agresivo. Tuvo una lucha sólida contra Seth Rollins y esta semana se enfrentó a Shinsuke Nakamura, y ambos combates fueron lucha libre pura.

Los Sami Awards

Nunca me cansaré de decirlo: Sami Zayn como heel es lo más entretenido que existe en WWE. Además de ser tramposo y malo, es demasiado creativo en la forma de darse a odiar por el público. En esta ocasión decidió apoderarse de los Slammy Awards y crear una versión mejor: los Sami Awards. Y como era de esperarse él ganó en las categorías de “Regreso del Año” y “Lucha del Año”, pero “Superestrella del Año” fue para Big E. Parece que el ex miembro de New Day ya tiene un título en la mira y ese es el campeonato Intercontinental.

Bayley y Bianca Belair se enfrentan

Mientras Sasha Banks está ocupada con Carmella, las únicas posibles retadoras al campeonato deben mantenerse ocupadas peleando entre sí.  Esta nueva rivalidad le va funcionar mucho a Bianca Belair a posicionarse mejor en la división femenina de SmackDown -y de Raw. Se está enfrentando a una de las luchadoras más fuertes que tiene el roster principal y entre más combates tenga con ella y otras mujeres ya establecidas en la compañía más posibilidades tendrá de no quedar en el olvido -como a muchas les ha pasado. Hay que recordar que aunque haya tenido buena carrera en NXT, pueden perder impulso en las marcas principales; esto le sucedió a Ricochet y Aleister Black, y la división femenina ya tiene la desventaja de tener de una a dos luchas por marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.